LA TELARAÑA DE SPIDEY

Directísimos al píxel.

14 diciembre, 2006

TEENAGE MUTANT NINJA TURTLES... AGAIN!

El otro día, viendo el trailer del nuevo film de las Tortugas Ninja, recordé los geniales momentos que, allá terminando los años ochenta, nos dió ese pedazo de arcade que era (y es) el Teenage Mutant Ninja Turtles de Konami. No cabe duda de que la compañía nipona barrió en el terreno de las recreativas con este estupendísimo juego de lucha en el que las protagonistas absolutas eran los por aquellos entonces popularísimos quelonios. Bueno... todo hay que decirlo, cuando salió este arcade en España, los personajes en cuestión aún estaban por conocerse, ya que todavía no se había estrenado la primera serie de animación ni se había publicado el cómic original de Kevin Eastman y Peter Laird.

¿Qué tenía de revolucionario este arcade para atraer a tantos y tantos jugones? Doy fe de que esta máquina enganchó a un servidor como ninguna otra, gracias a motivos tan poderosos como, aparte del maravilloso apartado técnico del que hacía gala, el que cuatro personas pudiesen participar simultáneamente en este festín de artes marciales al estilo ninja. Algo que no se podía ver todos los días, y ciertamente resultaba una bocanada de aire fresco tras los tiempos de sequía entre el mítico Gauntlet o las carreras de Super Sprint.


Leonardo, Michaellangelo, Donatello y Raphael eran los personajes que estaban a nuestro control, en pos de salvar (como siempre) a April O'neal o al mismísimo maestro Splinter. Y de paso, derrotar de una vez por todas al malvado Shreeder, al extra-dimensional cerebrito Krang y a todo el grupo ninja que respondía al nombre de "el clan del pie". Un desarrollo que, de principio a final, estaba en perfecta sintonía con la serie de dibujos animados, compartiendo para ello los mismos diseños, aquí calcados al píxel.

Ya desde el principo TMNT llamaba la atención con la portentosa digitalización de la canción que daba pie a la serie animada. Y no sólo eso, sino que los divertidos gráficos lucían como pocos arcades lo hacían en esa época, moviéndose con envidiable rapidez y situándose a la vanguardia tecnológica de la época. Por su parte, el sonido puro Konami, contundente al cien por cien. Todo conjugado con un desarrollo que empezaba fuerte y espectacular: rescatar de las llamas a la reportera April enfrentándonos al final de la fase al bruto Rocksteady, el humano mutado en rinoceronte. Y es que los final-bosses de este juego eran absolutamente geniales...

En fin... ¿qué más podría contar sobre uno de mis arcades favoritos?. Mi consejo es que, si lo véis, intentad hacer todo lo posible por compartir la experiencia lúdica que regala esta obra de Konami con otros tres amigos. La compañía nipona aprendió que la experiencia más allá de los dos jugadores habituales era bastante fructífera, así que extendió esa tendencia en muchas de sus siguientes obras, tales como los estupendos Sunset Riders, Cowboys of Moo Mesa, The Simpsons o con X-Men, yendo más allá con este último gracias a la insólita posibilidad de jugar seis personas simultáneamente. Ah, y claro está... la continuación de las tortuguitas, la estupenda Teenage Mutant Ninja Turtles: Turtles in Time.

¿Qué más? Pues que el original TMNT de recreativas apareció para multitud de sistemas, entre los que se encuentran PC, Amiga, Atari ST, Spectrum, Amstrad CPC, Commodore 64 y NES. Todas realizadas por Probe para Image Works, excepto (como no) la de los 8 bits de Nintendo, programada por la propia Konami, siendo ésta la versión doméstica de mayor calidad. Por contra, el trabajo de Probe para el resto de máquinas se encontraba muy por debajo del portentoso logro que realizaron versionando al clásico Golden Axe. ¡Cowabunga!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal