LA TELARAÑA DE SPIDEY

Directísimos al píxel.

27 septiembre, 2006

World Trade Center

El 11 de septiembre del 2001 es una fecha que pasará a la historia como uno de los más fatídicos de la humanidad. Muchas guerras y mucha barbarie asolan continuamente nuestro mundo, pero el catastrófico atentado terrorista en el World Trade Center fue un auténtico golpe a la paz, y sobre todo, una brutal masacre de inocentes. El caso es que, obviamente, no soy quién (ni este es el lugar apropiado) para divagar sobre el tema en cuestión, no más que solidarizarme con las víctimas del terrorismo en general... Pero aprovechando el estreno de varias películas que abordan el tema, voy a aprovechar para contaros un poco cómo repercutió todo esto en el mundo del ocio electrónico.

Muchos han sido los juegos cuya salida fue retrasada, en pos de no recordar, debido a una circunstancia u otra del programa en cuestión, nada susceptible de ser asociado con la famosa destrucción de las Torres Gemelas. ¿Una medida exagerada? A mi parecer desde luego que sí, y del todo desmedida, sobre todo cuando la televisión aún nos bombardea continuamente con las imágenes de los aviones impactando o de la gente lanzándose al vacío. Pero ya se sabe que el mundo del videojuego es para muchos (ignorantes ellos) una verdadera lacra de la sociedad, y siempre estamos ahí para ser culpados de cualquier suceso por parte del periodista de turno hambriento de crear polémica fácil. Por eso mismo resulta muy irónico el que, en diversos servidores de juegos en red, incluso en los banners que nos encontrábamos al jugar online al popular Counter Strike, nos topábamos con anuncios del ejército americano... ¡para que nos alistáramos! Y es que lo mismo Flight Simulator sirve para “entrenar terroristas para volar” que Counter Strike, Quake 3 y compañía, aparte de provocar matanzas en los colegios americanos, servían como “motivación” circunstancial para que fuésemos unos voluntariosos soldados. Increíble pero cierto. Aunque la influencia en juegos como el mencionado Counter no acaban ahí. Pocos días después del suceso del WTC, no era difícil ver en las partidas online de este juego a los jugadores “policías” insultar a los “terroristas”, incluso estupefactos veían cómo eran ametrallados mil y una vez ya estando muertos...

Con cierta lógica, tras los atentados de Nueva York y de Washington, las acciones de las compañías de seguros y de las aéreas bajaron enormemente en la reapertura de Wall Street. Sorprendentemente, las empresas editoras de videojuegos también experimentaron este descenso. El valor de las acciones de Take Two es el que más cayó (-17,4%), seguido por la anterior encarnación de Acclaim (-16%), Infogrames (-14%), Electronic Arts (-7,7%), y finalmente THQ (-6%). ¿La causa? Evidentemente, entraban muchos factores, entre los cuales destacan los marcados retrasos en la producción. El otro gran factor que desencadenó en esto era la citada fama que tienen los videojuegos de ser el mal que asola el mundo... En cuanto a las compañías de software, muchas han sido las que tuvieron que retrasar varios de sus títulos, para no “herir” la sensibilidad de los americanos. Una lista abundante y, todo hay que decirlo, llena de absurdas excusas en pos de no polemizar con el pueblo yanki.

Empecemos por uno de los títulos más esperados de todos los tiempos, el increíble Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty, de Konami. Al contrario que lo rumoreado en un principio, Konami confirmaba que Metal Gear Solid 2 saldría tal y como se había previsto en los EEUU: el 29 de noviembre del 2001. Sin embargo, algunas escenas del juego que muestran las torres del World Trade Center se cambiaron, perdiéndose directamente en el más oscuro de los olvidos. Desde luego poca cosa comparado con el caso del juego de estrategia Red Alert 2, de la clásica Westwood, que fue retirado de las tiendas americanas por tener una carátula “inadecuada”. El hecho de que saliesen en el fondo ciertos monumentos de América en una apocalíptica guerra ha provocado la revisión de la portada.

Más curioso aún era el caso del famoso Flight Simulator de Microsoft. En la edición inmediatamente posterior a la catástrofe, la empresa de Bill Gates borró de un plumazo la existencia de las torres gemelas en el escenario americano, algo que hasta cierto punto, entra en la lógica. Lo que desde luego roza lo absurdo es el que muchos medios culpasen a Flight Simulator de la “habilidad” de los terroristas a los mandos de un avión... un poco absurdo, ¿no? Mientras tanto, en IVAO (espacio aéreo virtual) enviaron este mensaje:"...a partir de hoy no están permitidas las simulaciones de secuestros en IVAO. Tampoco está permitido el uso de las siguientes callsigns: AAL11, AAL77, UAL75 y UAL93”.

Alguien que desde luego lo tiene mal es Tom Clancy, máximo accionista de Red Storm (responsable entre otros de Rainbow Six, Ghost Recon y Splinter Cell). Su compañía se mantuvo un buen tiempo en conversaciones con Ubi Soft (su distribuidora a nivel mundial) discutiendo las fechas de salida de sus próximos títulos, ya que la temática de la mayoría de los programas de Red Storm tratan de manera bastante realista conflictos terroristas. Caso de esto fue el retraso de Black Thorn, extensión del ya vetusto Rogue Spear, que estaba prevista en un principio para el 9 de octubre. Aunque claro, más evidente aún si cabe fue retraso en el lanzamiento de... ¡World War III! Con un título así, en estas circunstancias sólo se puede tener problemas... ay.

Ese mismo año, el hombre araña no solo vio cómo se censuraba la escena vista en el teaser de su primera película, donde enredaba un helicóptero con su telaraña entre las Torres Gemelas. Continuando con el lanzarredes, no sólo su película se vio afectada por los retrasos y retoques varios: Spider-man: Enter Electro es otro de los juegos afectados por el momento. De toda la vida, el alter-ego de Peter Parker se ha movido entre los rascacielos de Manhattan, y eso parece ser ya suficiente motivo para que lo retrasen... así que, por lo menos en los EEUU, dicho lanzamiento para Playstation fue levemente pospuesto. En palabras de Ron doormink, por entonces presidente de Activision: “por respeto a las víctimas, sus familias y nuestros ciudadanos, retrasamos el lanzamiento y realizaremos cambios menores en el juego. A pesar de que los inmuebles en Spider-Man 2 son simples elementos del decorado, estos ni explotan ni son derribados. Activision es extremadamente prudente en relación con las imágenes que podrían confundirse con las Torres Gemelas. Esperamos que el juego pueda salir en Navidades. Adicionalmente, el retraso del juego no tendrá un impacto material en nuestros resultados económicos".

De igual manera, el juego Propeller Arena de AM2 para Dreamcast también fue puesto en el radical punto de mira de la censura, ya que incluía combates de aviones en lugares tan dispares como entre los rascacielos de una ciudad... lo que le faltaba a la consola de SEGA para apuntillarla, que si ya le quedaban pocos títulos, se quedó con uno menos gracias a la susceptibilidad americana. Sony CE America también puso en la lista de espera en los USA al correcto Syphon Filter 3 de Psone, cuya salida estaba prevista para el 25 de septiembre. La directora de marketing de Sony CEA, Ami Blire, declaró: "Tras atentos exámenes, pensamos que el packaging de Syphon Filter 3, y el tono de su campaña publicitaria y promocional, no son adecuados para presentarse en un momento demasiado delicado, a causa de estos tiempos de tragedia".

Un caso visiblemente más grave fue el de la casa Take 2, cuya sede está situada en todo el centro de Manhattan. Por lo tanto, se vieron obligados a interrumpir durante cuatro días sus actividades y de paso, revisar todo su calendario de salidas hasta finales de año. El presidente de Take 2 dijo: "A causa de la interrupción de nuestros negocios, nuestras operaciones de desarrollo de productos y de beta-test también se han interrumpido, y trabajamos muy duro para volver a la normalidad. Además, debido a la tragedia que se produjo la pasada semana, pensamos que sería conveniente cambiar ciertos contenidos de nuestros juegos. Como consecuencia de estos desgraciados acontecimientos, estamos revisando nuestro programa de lanzamientos". Algunos niveles de Smuggler’s Run 2 se desarrollan en Afghanistan, mientras que Max Payne y Grand Theft Auto 3 incluyen bastantes referencias a Nueva York. Así pues que se añadieron un par de meses más a la espera de estos títulos.

Más títulos: la campaña de publicidad de Ace Combat 4 retirada; Project Gotham para Xbox, de Bizarre Creations, estuvo una buena temporada en curso de discusión con Microsoft (recordemos que disponía de un circuito en Nueva York donde se ven las Torres Gemelas del World Trade Center); se rumoreó también el posible retraso por parte de Sony de las salidas europeas de Drop Ship y Twisted Metal Black para PS2 "indefinidamente" (el primer título incluye una misión sobre terrorismo en Oriente Medio, mientras que la nueva entrega de Twisted Metal, que tardó lo suyo en venir a la zona PAL, ciertamente, llega a mostrar ciertas escenas de destrucción de aviones); Majestic fue retrasado de forma abultada; Duke Nukem: Manhattan Project, que enseñaba explícitamente las famosas torres (el logo del título contenía ilustraciones del World Trade Center que fueron retiradas de la web oficial)... Y podría seguir y no parar.

Claramente, en todo lo contado se ve que la siempre cuestionada influencia del videojuego en los jóvenes ha sido predominante para que todos los editores tuviesen que andar de puntillas con este asunto. En cierto modo, las compañías, lejos de querer entrar en polémicas, demostraron tener un gran civismo con un tema tan extremadamente delicado. Que se sepa que este mundillo tiene muchas virtudes, que aparte de solidarizarnos del todo con el pueblo americano... también éramos muy, muy pacientes. Casi tanto como los que esperan la llegada de Playstation 3, vaya.

2 comentarios:

Anonymous Farfu ha dicho...

Sin entrar en la polémica de si se lo tenían merecido, no soy ni juez ni parte ni me creo con el derecho a opinar a ese respecto, lo que sí es cierto es que el mundo, o mejor dicho la sociedad occidental en la que nos movemos (presumo que al ciudadano medio de cualquier republica bananera la caida de las torres gemelas no habrá afectado en nada a su quehacer diario. Pasar hambre), ha cambiado radicalmente.

El videojuego es un aspecto más de los muchos que han cambiado de raiz, como subirse a un avión o la mirada desconfiada al cruzarse con una persona "únicamente" con rasgos arabescos y el mal gusto de tener barba.

Lo cierto es que los que más tendrían que decir al respecto son los propios muertos pero como ya se sabe, cuando nos morimos tenemos la mala costumbre de perderlo todo, hasta la vida, y resulta que los vivos tenemos la mala costumbre de no ver nunca estas cosas desde su punto de vista.

Un ejemplo:
Si Ron Doormink hubiera tenido la posibilidad de dirigirse a las victimas de los atentados del 11-S directamente diciendo: "por respeto a ustedes, a vuestras familias y nuestros ciudadanos, retrasamos el lanzamiento y realizaremos cambios menores en el juego" refiriendose al juego Spider-man: Enter Electro....

No se cual sería la respuesta general de las demás victimas, personalmente, si hubiera sido una de las victimas mortales del 11 S y un tipejo bajara al inframundo a decirme una frase semejante, mi respuesta sería muy clara: "Haz lo que te salga de los huevos, ¿no ves que estoy muerto?"

Viéndolo de esta manera el respeto que se muestra a la víctimas de un atentado con este tipo de acciones pierden su solemnidad y se convierten en verdaderas estupideces.

Quizás mi punto de vista no sea políticamente correcto pero creo que desde el 11-S éste quedó traumatizado y ya no soy el mismo.

Farfu

01:11  
Anonymous Final Boss ha dicho...

Un comentario fetén, amigo Farfu. Cien por cien coincido con tus eficaces palabras.

01:44  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal